La Frecuencia de la Cena del Señor

El siguiente es el extracto de un mensaje enviado a una persona que preguntó sobre esto. Creemos que los puntos pueden ser de ayuda para otras personas que se preguntan sobre el mismo asunto.

El Memorial, como se celebra por los Testigos de Jehová, convierte una expresión de la fe (en el sacrificio redentor de Cristo por parte de todos los cristianos) primordialmente em la promoción de la enseñanza de una organización religiosa y restringe las palabras de Jesús, “haced esto [es decir, tomar el vino y el pan sin levadura] en memoria de mi” a un grupo relativamente pequeño de personas.

Si se lee Juan 6:32-59, se hace claro que el pan y el vino que se usan en la Biblia simbolizan cosas en las que cualquiera que espera obtener vida debe participar; que ambos emblemas se refieren al sacrificio de rescate, la provisión de Dios a través de Cristo para que todas las personas puedan alcanzar vida eterna. Por el uso que el hijo de Dios dio a los emblemas en la parte final de la cena, estableció un medio para que cada uno de nosotros pudiera expresar a través de ellos, fe en el sacrificio de rescate que él proveyó, así como hacer reconocimiento delante de la comunidad de hermanos de que tenemos juntos esa fe.

Por lo tanto, en nuestras consideraciones subrayamos el hecho de que Cristo instituyó la ocasión como una manera de recordar y expresar la fe en su sacrificio. Él no dijo nada acerca de las dos clases, con una clase participando y los demás no. (1 Corintios 11:23-26, vea también Juan 6:47-58) Las palabras de Pablo acerca de participar “indignamente” estaban relacionados con las costumbres y actitudes que algunos en Corinto estaban mostrando en ese momento y no indicó de ninguna manera que la participación se limita a una “clase” particular de los cristianos. (1 Corintios 11:17-22, 27-34) Reconociendo que comer el pan y beber el vino no es más que una expresión de la fe en el sacrificio de Cristo, que todos los cristianos se beneficiarían, casi todos los presentes en nuestras reuniones suelen tomar parte. Estas reuniones son mucho más significativas que la ceremonia bien vacía,  típica de las celebraciones en el Salón del Reino de los Testigos de Jehová.

En nuestra celebración, nosotros nos reunimos a la noche para una comida y después conmemoramos la cena del Señor mientras todavía estabamos alrededor de la mesa. Es algo informal, pero gozoso y lleno de significado. Yo pienso en el hecho de que ni siquiera la Pascua se celebraba en el templo (aunque cada familia sacrificaba allí el cordero), sino en hogares, tal y como lo hacían los primeros cristianos al conmemorar la cena del Señor. También es notable lo sencillo, lo cercano y de cada día de los emblemas que Cristo empleó. No tenían nada de inusual, exótico o “especial” ya que eran elementos comunes que estaban sobre la mesa diariamente, no alguna clase de alimento especial del día del “sábado”. De igual modo el sacrificio de rescate de Cristo está abierto a todos, y el que participemos de su “cuerpo” y de su “sangre” no es algo para hacerlo solo los domingos, sino cada día, un asunto de todos los días, cumpliéndolo por medio de mostrar fe en nuestros actos ordinarios de la vida diaria.

En cuanto a la cena del Señor, la observamos generalmente en la fecha de la Pascua judia, pero no consideramos esto como una fecha obligatoria. Parece que el asunto importante es celebrar la cena y no el día preciso. Realmente no tenemos modo de saber qué día reconocería Jesús hoy en día como la fecha “correcta” que correspondiera con la Pascua.

Realmente no hay mucha prueba bíblica de que los cristianos la celebraran solo una vez al año. El apostol Pablo cita a Jesús cuando dice, “Seguid haciendo esto,cuantas veces la bebais, en memoria de mi.” 1ª Corintios 11:25. Suelo explicar la expresión “cuantas veces” por medio de referirme a Hebreos 9.25, donde esa misma expresión aparece de nuevo en la Traducción del Nuevo Mundo cuando el sumo sacerdote entraba en el Santísimo, lo cual tenía lugar una vez al año en el día de expiación. Pero un hermano de Grecia me puntualizó que en Griego se usan dos palabras diferentes para “cuantas veces” en 1ª Corintios y Hebreos 9. La de Hebreos 9 significa esencialmente “un número de veces” pero la de 1ª Corintios es mucho más indefinido (o amplio e impreciso), y tiene un sentido de “cuando quiera.” También puntualizó que generalmente se cree, que el apóstol Pablo llegó a Corinto alrededor del 50 A.D. y que el registro de Hechos muestra que pasó por lo menos dieciocho meses allí (Hechos 18:11), o posiblemente más (Hechos 18:18); así es que partió de allí a finales del 51 o principios del 52 A.D. Se cree que su primera carta a los Corintios la escribió alrededor de la primavera del 55 A.D. En esa carta los censura por su conducta en conexión con la cena del Señor (capítulo 11:17-22), y muestra que algunos la veían como una comida ordinaria pero sin dar verdadero significado a los emblemas. Si la celebración de la cena se hubiera hecho solo una vez al año, parece difícil el creer que, después de haberla celebrado solo cuatro o cinco veces a lo más (desde el 50 al 55 A.D.), o quizás solo tres veces desde la partida de Pablo, fuera posible que se deslizaran tan rápidamente en tener tal actitud. Si la celebración fuera solo una vez al año, el evento sería inusual, poco común. Por otro lado, si la celebraran no anualmente sino más amenudo, la podrían haber celebrado docenas o montones de veces en aquellos pocos años. Esto podría explicar razonablemente, cómo algunos habían llegado a tener la actitud que Pablo reprende. Algunos han sugerido que, cuando los Cristianos tenían sus ágapes o reuniones de compañerismo, observaban la cena del Señor junto con sus comidas regulares. No se puede asegurar nada en sentido dogmático.

De cualquier modo, puedo entender por qué personas que están reunidas juntas y que no se han visto por algún tiempo (quizás hayan venido de lugares diferentes y distantes), deseen celebrar la cena en tal ocasión. [Aquí él mencionó que durante su visita a Alemania, tres hermanos estaban allí, procedentes de Suecia, y estos hermanos expresaron su deseo de participar en la cena del Señor con él. Esto se hizo en el cuarto del hotel donde él estaba hospedado.]

Creo también que hay algo de validez en el punto de vista que dice que, después que tiene lugar un evento importante, el recuerdo es muy vívido. Pero cuando pasa el tiempo, lo que perdura más es su efecto. Estoy seguro de que en los años que siguieron a la crucifixión y muerte de Jesús, la cena del Señor tenía una intensidad especial; todavía estaba reciente en sus mentes el recuerdo de lo que había ocurrido, los intensos sentimientos que tuvieron por la ejecución de su Señor todavía los embargaban y los hacían sentirse muy preocupados. Aunque ese mismo sentimiento básico todavía es así hoy día, y que no debe nunca minusvalorarse, creo que también es verdad que hoy día valoramos más los efectos de lo que él realizó por medio de su muerte. Pero puedo entender que en pasado, la gente pudiera sentir una mayor y más intensa preocupación de llevar a cabo la celebración, con quizás un mayor grado de frecuencia que hoy día. Estas son solo algunas reflexiones, y todas se pueden tener en cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.