Ejerciendo Amor en Nuestras Asociaciones Cristianas

En el artículo Cosas esenciales, cosas no esenciales y unidad cristiana, sugerimos que el principio de la unidad debería ser: “En las cosas esenciales, unidad; en las no esenciales, libertad; en todas las cosas, amor”. Sugerimos además que las únicas doctrinas esenciales en las que debemos insistir son: que la Biblia es la Palabra de Dios, y que Jesucristo, el Hijo de Dios, es Señor, Salvador y Rey. En nuestra consideración, mostramos la importancia de mantener a Jesucristo en el centro de nuestras asociaciones y la necesidad de demostrar el amor cristiano basado en principios a nuestros hermanos y hermanas. Concluimos que esta clase de amor identifica a los cristianos verdaderos. Es el amor a Dios, a Cristo y a nuestros hermanos y hermanas lo que proporciona una poderosa fuerza unificadora, más poderosa que la adhesión a cualquier sistema doctrinal específico ¿Cómo, entonces, podemos demostrar de una manera práctica este tipo de amor cristiano unificador y basado en principios?

El cuerpo de Cristo

En primer lugar, debemos entender que el cristianismo trata de relaciones: nuestra relación con Jesucristo como cabeza de la iglesia, nuestra relación con Dios, el Padre, por medio de Cristo, y nuestra relación con nuestros hermanos y hermanas, miembros asociados del cuerpo de Cristo. Son estas personas y sus relaciones las que constituyen el cuerpo de Cristo, y estas relaciones se basan en el amor cristiano basado en principios. 

Porque, así como el cuerpo es uno pero tiene muchos miembros, y todos los miembros de ese cuerpo, aunque son muchos, forman un solo cuerpo, así también es el Cristo. Porque todos nosotros —judíos o griegos, esclavos o libres— fuimos bautizados por un solo espíritu para formar un solo cuerpo, y a todos se nos dio de beber un solo espíritu. (1 Corintios 12:12-13 TNM)

En el artículo One Body in Christ, Lewis Hrytzak describió la condición ideal de una asociación de la siguiente manera: 

Sólo hay un punto central del cristianismo, sólo uno, y este punto central es: la asociación espiritual con Dios por medio de Cristo ¡Eso es todo! Cuando hay esa comunión, ahí está la iglesia. En su ausencia, no hay iglesia. Puede haber gente muy clerical, edificios suntuosos, eruditos, doctrinas y demás, pero si no hay una verdadera asociación con Dios por medio de Cristo, no hay iglesia. Por otra parte, si existe tal comunión con Dios por medio de Cristo, los cristianos se amarán unos a otros, y serán uno en Cristo, a pesar de ciertas diferencias doctrinales.

Vemos, entonces, que sin la participación de Dios mismo a través de su Espíritu, no puede haber una verdadera asociación cristiana. Si Jesucristo no está presente, guiándonos como cabeza de la congregación, entonces nuestros esfuerzos son en vano. Estamos haciendo meras obras de hombres, no obras de Dios. 

¿Cómo podemos asegurar que el Espíritu de Dios esté presente a través de Jesucristo en nuestras asociaciones cristianas? ¡Debemos pedirlo! 

Pues, si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan! (Lucas 11:13)

Debemos persistir en nuestras oraciones a Dios pidiendo su dirección. Como hermandad, siempre debemos buscar la guía del Espíritu y el liderazgo de Jesucristo, en lugar de nuestras propias ideas y obras.

Relaciones auténticas

En el libro Authentic Relationships de Wayne y Clay Jacobsen, los autores dan muchos consejos sobre el olvidado arte del “uno al otro”, como ellos dicen. Resumiremos el libro en este artículo. Recomendamos encarecidamente su lectura.

Las relaciones saludables se definen en la página 17: 

Las relaciones saludables, sin embargo, no se crean al sentarse juntos en el mismo edificio o al participar en las mismas actividades, sino captando el corazón de Jesús en relaciones que cambian la vida. A lo largo del ministerio de Jesús, él demostró que los más simples actos de amor y amistad pueden llegar a las almas más endurecidas y transformarlas.

En la página 19, los autores escriben sobre la necesidad de una verdadera amistad: 

Un amigo mío define las relaciones típicas como la “adaptación mutua a las necesidades propias”. No pretende que eso sea halagador. Lo que quiere decir es que nuestras amistades duran sólo mientras podamos satisfacer alguna necesidad profunda del otro de aceptación, seguridad o estatus. Por eso la mayoría de las amistades con otros creyentes están orientadas a tareas y sólo sobreviven mientras trabajamos juntos en la misma tarea. Mientras siga el programa, encontrará aceptación. Sin embargo, si haces la pregunta equivocada, pierdes algunas reuniones, o incluso (¡Dios no lo quiera!) asistes a otra asociación, las amistades terminan de repente o se vuelven hostiles. 

Dondequiera que viajo, veo esta necesidad por todo el cuerpo de Cristo, y a menudo permanece insatisfecha. La gente tiene muchos conocidos, pero pocas amistades verdaderas. No sabemos cómo construirlas, cultivarlas o apreciarlas, y a menudo terminamos haciendo lo mejor que podemos. Sólo podemos escapar de esta trampa viviendo como vivió Jesús, no tratando de obtener amor para nosotros mismos, sino aprendiendo a compartirlo con los demás.

En la página 21, los autores definen una “Vida centrada en los demás”:

Si ya has tenido amistad con personas centradas en los demás, sabes lo valiosos que son estos amigos. Muestran interés en ti precisamente porque les importas. Su preocupación no está ligada a sus propias necesidades y deseos. Su interés por ti no exige nada a cambio, y sólo se alegran de verte bendecido. Abren sus vidas como un libro y te dejan leerlo libremente. Nunca tienes que adivinar lo que están pensando, porque vendrán y te lo dirán, y te harán sentir lo suficientemente seguro como para que no tengas que fingir nada con ellos. Ofrecen su consejo libremente, pero nunca exigen que les prestes atención. Te dan la libertad de no estar de acuerdo y la flexibilidad de hacer las cosas de manera diferente a como lo harían ellos sin comprometer nunca su amor por ti. 

Casi sin pensar se quitarían la camisa y te la darían si supieran que la necesitas, pero no siempre te darán todo lo que quieres. Miran más allá de tus defectos, mantienen su promesa y te ayudan para que alcances la meta. Puede que no los veas durante meses o años, pero la próxima vez que vuestros caminos se crucen, sentirás como si nunca os hubierais separado. Cuando dicen que rezarán por ti, sabes que lo harán. Cuando pases por tus momentos más oscuros, ellos estarán a tu lado. Dejarán que su presencia te consuele, aunque no tengan las palabras adecuadas.  

Estos amigos tienen su raíz en el corazón de Dios. Nadie puede amar tan libremente a quien Dios no ha amado primero profundamente. Descubre el poder de este amor, y nunca más estarás solo.

Las personas como estas son raras, pero todos las hemos conocido. Nos atraen naturalmente. Necesitamos gente como esta en nuestras comunidades. O, mejor dicho, necesitamos que nuestras comunidades tengan esas cualidades ¿Cómo podemos desarrollar estas cualidades si no las poseemos?

Los textos “Unos a los otros”

Los autores de Relaciones Autenticas identifican 22 de los textos llamados “unos a los otros”. Al estudiarlos y aplicar sus lecciones, junto con las peticiones de ayuda a Dios, podemos desarrollarnos como personas “enfocadas en los demás”. 

Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. (Juan 13:34)

Vivir en el amor de Dios es el primer paso. Tenemos que experimentar el amor de Dios para poder reflejarlo en nuestras relaciones con los demás. El amor de unos a los otros no es una tarea pesada, sino la alegría de compartir la vida de Dios, no sólo con su pueblo, sino también con un mundo atrapado en la oscuridad (pág. 30)

… perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo. (Efesios 4:32) 

Por tanto, acéptense mutuamente, así como Cristo los aceptó a ustedes… (Romanos 15:7) 

… soportándoos unos con otros en amor (Efesios 4:2) 

Ser herido por otros es una situación que puede volvernos tan críticos y defensivos que es difícil apostar por nuevas relaciones. A menudo, la forma en que alguien ve o actúa desencadena recuerdos de una persona o una experiencia desagradable, y si no hemos dejado eso en el pasado, reaccionaremos distanciándonos de esa persona. ¿Cómo podemos unir nuestros corazones si llevamos este tipo de equipaje? Aprender a lidiar con nuestro pasado es fundamental para mantener nuestras amistades y abrirnos a otras nuevas. El perdón y la aceptación son los purificadores de la vida del cuerpo, que nos permiten vivir libres del pasado. Aceptemos a las personas como son, confiando en que Dios las cambiará con el tiempo. (pág. 37, 42) 

Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente (Romanos 12:10) 

Oscar Wilde: El egoísmo no es vivir como una persona quiere vivir, es pedir a otros que vivan como esa persona quiere vivir.

La tendencia por satisfacer el ego es nuestro mayor tirano. En lugar de vivir relajados el momento, tenemos que manipularlo constantemente. Nos descubrimos a nosotros mismos usando a la gente en vez de amarla. Si vamos a compartir la alegría de amarnos unos a otros, tenemos que dejar que Jesús reajuste nuestro pensamiento para que seamos aún más conscientes de los demás que de nosotros mismos. (Páginas 46, 47) 

Salúdense unos a otros… (2 Corintios 13:12)

Practiquen la hospitalidad entre ustedes…. (1 Pedro 4:9) 

Dale Carnegie: Puedes hacer más amigos en dos meses, interesándote por otras personas, que en dos años, tratando de que otras personas se interesen en ti.

Eche un vistazo a su alrededor y vea dónde puede ser hospitalario. Entonces despeje su agenda e invite a comer o cenar a un amigo o alguien que no conozca bien ¡Suena fácil, porque lo es! A menudo es el primer paso para una valiosa amistad (pág. 67)

Sean bondadosos y compasivos unos con otros… (Efesios 4:32) 

No se olviden de hacer el bien y de compartir con otros… (Hebreos 13:16)

En una cultura en la que la mayoría de la gente busca ser el número uno, los actos de bondad ocasionales destacan tan brillantemente como un faro en una noche sin luna (pág. 71). En una situación de conflicto, un acto de bondad puede hacer mucho para neutralizar la animosidad, permitiendo cultivar el amor entre unos y otros (pág. 75). 

… Sírvanse unos a otros con amor (Gálatas 5:13) 

Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas… (Gálatas 6:2) 

Edifíquense unos a otros… (1 Tesalonicenses 5:11)

Un acto de servicio puede iniciar una nueva relación, una que podría iniciar una vida al amor de Dios. Lo importante es que dejemos que el amor nos motive cuando el Espíritu nos hace conscientes de las oportunidades de servir. Servir sólo por obediencia es una esclavitud, servir con amor es una alegría (pág. 83)

A menudo encontrarás que mientras compartes generosamente tu vida, otros harán lo mismo. Escuchar cómo los demás están aprendiendo a seguir a Dios, extrayendo la sabiduría que descubren en la Palabra de Dios, no sólo enriquecerá su propio camino, sino que aumentará la profundidad de la fraternidad que experimentan con los demás. Este tipo de intercambio es el pan de cada día que alimenta la vida (pág. 86). 

… anímense unos a otros cada día… (Hebreos 3:13) 

anímense unos a otros… (1 Tesalonicenses 4:18) 

estimularnos al amor y a las buenas obras (Hebreos 10:24)

Nos animamos mutuamente diciendo o haciendo cosas que hacen a Dios más visible para todos. El estímulo que recibimos de una reunión cristiana por sí solo no es suficiente; necesitamos un estímulo adicional a través de las relaciones personales, y estaríamos bien atendidos si incluimos el ánimo en el tejido de nuestras vidas y en nuestra relación con los demás (pág. 91). Si bien puede hacerse de varias maneras, animar a otros a amar y hacer buenas obras saca lo mejor de los demás, ayudándoles a ver el propósito de Dios en sus vidas (Pág .93). 

… instrúyanse unos a otros (Romanos 15:14)

… aconséjense unos a otros (Colosenses 3:16)

El rey Salomón dijo: “El que atiende a la crítica edificante habitará entre los sabios” (Proverbios 15:31). Debemos estar dispuestos a ofrecer consejo con un espíritu de amor a nuestros hermanos, y debemos estar dispuestos a recibir tal consejo con un espíritu de humildad. Pero debemos entender que el crecimiento en nuestra relación con Dios no viene a través de la conformidad con las reglas, sino a través de la transformación interna y espiritual (pág. 104). En todo momento nuestro objetivo debe ser ayudar a nuestros hermanos y hermanas en su propio camino con Cristo, no en el camino que nosotros pensamos que deben andar. 

… oren unos por otros (Santiago 5:16)

La verdadera oración es el proceso de involucrarse en la necesidad de alguien, orando lo mejor que podamos para entender la obra de Dios, insistiendo hasta que veamos su obra terminada. Aprender a hacer esto bien puede llevarnos a oraciones efectivas y a un crecimiento maravilloso en nuestras relaciones (pág. 119). 

confiésense unos a otros sus pecados… (Santiago 5:16) 

Tened el mismo sentir unos con otros (Romanos 12:16)

¡Estos textos son sólo para relaciones cristianas maduras! Revelar nuestro interior a la gente no es fácil, porque muchos de nosotros hemos sido abusados o manipulados por otros precisamente en nuestros puntos más débiles. No es conveniente abrirse a los demás sólo porque se llamen a sí mismos creyentes, sino que podemos permitir que las relaciones crezcan hasta el punto de que las personas puedan manejar adecuadamente la importancia de nuestro compartir en una atmósfera de amor y confianza (pág. 126). 

… Sométanse unos a otros (Efesios 5:21) 

Richard Foster: “La sumisión es la capacidad de dejar de lado la pesada carga de tener que salirse con la suya”

Como hermanos y hermanas no nos decimos lo que tenemos que hacer, sino que mantenemos un diálogo honesto que respeta la obra de Dios en nuestras vidas. Debemos seguir a Jesús, no a los intermediarios que nos dicen lo que Dios requiere.

Pablo entendía la sujeción, no como algo que exigía de los demás, sino como aquello que le habilitaba para servir a los demás. Siempre hay que tener cuidado cuando seguimos la dirección de Dios a expensas de alguien más. Cuando Dios pone algo en nuestros corazones, nos pide que lo afrontemos y no lo impongamos a los demás. Cuando rechazamos el concepto de que la sujeción es una herramienta para controlarnos unos a otros, podemos disfrutar de sus beneficios compartiendo sabiduría y discernimiento sin sentirnos amenazados (págs. 140, 141). A través de este compartir el cuerpo de Cristo crece.

Conclusión

El cuerpo de Cristo es un organismo espiritual viviente, compuesto por verdaderos cristianos individuales, en unión con Jesucristo, la cabeza del cuerpo. Para sobrevivir, el cuerpo no debe estar dividido. La unidad se obtiene a través de nuestro sometimiento al liderazgo de Cristo, pidiendo humildemente guía, y reflejando el amor de Dios en todas nuestras relaciones y prácticas. Los textos de “unos a los otros” que hemos considerado, demuestran de manera práctica y específica, cómo podemos expresar este amor entre nosotros. Meditémoslo y utilicémoslo en nuestro camino con nuestro Señor.

__________________

Resumen del libro Authentic Relationships, de Wayne y Clay Jacobsen.

_______________________

Este artículo también se puede leer en Buscando la verdad bíblica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.